Buscar
  • teatroentre2

Ser nadie en esta sociedad.

Actualizado: jul 5

Por Francia Castañeda.


¿Qué pasaría si un día, una o dos o siete o cuarenta y tres personas desaparecieran? ¿Se lograría colapsar una ciudad? ¿Un país? ¿Hasta donde tienen que llegar las injusticias para que una sociedad se harte y decida manifestarse, poner un alto?

México se ha convertido en una fosa clandestina de personas desaparecidas, cada día amanecemos con noticias alarmantes, de nota roja, que se han vuelto la normalidad cada mañana. Nada más en el 2019, se registraron 34,582 asesinatos, de los cuales 265 fueron feminicidios (según datos del INEGI y de la activista Frida Guerrera, respectivamente). Datos duros que se nos clavan en la cabeza para decirnos que algo está podrido y no precisamente en Dinamarca.

Sin embargo, dolorosamente, estas cifras no han sido lo suficiente para detener la máquina social que nos exige alcanzar las expectativas de productividad y rendimiento de estas sociedades/empresas. Un par de horas al día nos bastan para manifestar nuestro enojo y hartazgo desde la comodidad de las redes sociales, sumándonos a causas al por mayor, cambiando la imagen de nuestro perfil, lanzando consignas anónimas que nadie se toma el tiempo de leer.

Pienso en el reciente asesinato de un joven negro en manos de la policía estadounidense, en las mujeres que han perdido la vida durante esta cuarentena (¿pero qué no el problema era que saliéramos a la calle?), en lo vertiginoso de tratar de seguir las noticias, en un virus que nos quita la posibilidad de despedir a nuestros seres queridos... la deshumanización en todo su esplendor. Ya no somos personas, individuos con ideas y emociones, no. Formamos parte de la estadística, bajo la promesa de que así nuestra vida sería más salubre, más ordenada, y que si obedecíamos entonces la ecuación sería sencilla.


Protestas e incendios después del asesinato de George Floyd.

Minneapolis, Estados Unidos de América. Mayo 2020.


En "Comunicado no. 10" se explora el otro lado de la moneda: ¿qué pasaría si el asesinato de un solo joven fuera suficiente para querer ver todo arder? En esa realidad, apenas futurista, un grupo de jóvenes se lanza a una campaña de desobediencia civil en contra de las autoridades que nunca les han protegido, sirviendo de enlace entre culpables e inocentes (pero ¿quién es realmente culpable, quién inocente de toda culpa?), logrando reunirles, ponerles frente a frente y que por una vez sean ellos/ellas quienes tomen la vida en sus propias manos. No hay espacio para la justicia, no puede haberla para estos grupos desprotegidos, que siempre han vivido para ser pisoteados y lastimados por aquellos que se creen importantes, personas de alta categoría contra aquellos sin nombre, los que no son más que una cifra, aquellos que, como diría Eduardo Galeano en su poema Los Nadies: "...cuestan menos que la bala que los mata..."


(Parte del texto incluido como prólogo a la obra Comunicado no. 10 y recientemente intervenido)



#SamuelGallet #Comunicadono10 #losnadies #Galeano #foncamx

79 vistas